martes, 6 de mayo de 2014

Senderismo por las Fragas del Eume (A Coruña): Senda dos Cerqueiros

Esta es la última de las rutas oficiales que hemos explorado en el parque natural Fragas del Eume. La última en tiempo, no en cuanto a atractivo: es ideal para un paseo en familia, pues excepcionalmente (en comparación con las demás rutas en las Fragas) no se trata de un sendero estrecho y sinuoso sino un ancho camino forestal apto hasta para cochecitos tipo todoterreno y para bicicletas de montaña.
Es una ruta circular de 12km que se pueden acortar a menos de 10km evitando el tramo “extra” para llegar hasta el borde del embalse (ver mapa en Wikiloc, link abajo). Tampoco hay demasiados desniveles que superar, sobre todo si se opta por no bajar hasta el embalse.
Una razón por la que se ven pocos excursionistas en esta ruta es que está relativamente alejada de la entrada principal del Parque y de núcleos urbanos. Aunque sólo a 50km de La Coruña, se tarda una hora en llegar por una red de carreteras, a veces secundarias y no siempre fáciles de navegar. Nosotros fuimos en coche por la N-VI y atravesamos Paderne y Monfero en el camino (para alternativas de cómo llegar, hacer click en “Cómo llegar por carretera?” en la web del mapa en Wikiloc) .

El coche se puede dejar al borde de la carretera donde comienza la ruta. El inicio de la ruta está señalado con un cartel informativo:
Desde allí atravesamos un paisaje bastante variado con campos y bosques.
Cuando llegamos al Monte Fraga de Teixeiro podemos bajar, rodeados de árboles y sombra, hasta el borde del embalse, donde hay bonitas vistas sobre la gran masa de agua del pantano.


Cuidado, no obstante, en los bordes del embalse, que son resbaladizos…
Volvemos por el mismo camino hasta el cartel “Monte Fraga de Teixeiro” para seguir la ruta en dirección al mirador llamado “Miradoiro da Carbueira”. Para ello atravesamos bosques (entre otros, el monte “Fraga de Cerqueiros) y campos y hasta pasamos por unas casas en ruinas.





Dejamos atrás un campo de tojos para asomarnos por el mirador (no demasiado, pues el desnivel hasta el nivel del pantano puede ser entre 200 y 300 metros, de modo que da vértigo).
Las vistas son impresionantes pues se ve casi todo el embalse, mucho más grande de lo que se supondría cuando se está en las Fragas a la altura del Río Eume.


En cuanto a vegetación, podemos ver pinos, eucaliptos y tojos en las partes más altas y árboles autóctonos tipo castaños, robles y también abedules en las zonas de menos altura.

Después del mirador volvemos atravesando bosque y campos y al final también hay que recorrer un trecho por una carretera secundaria hasta llegar al punto inicial.
A la ida o vuelta se puede parar con el coche para visitar el monasterio de Monfero, que se encuentra en el camino si venimos desde La Coruña.

1 comentario:

Cecilia Garcia Carrara dijo...

He realizado esta ruta hace un mes y la verdad que es muy bonita y merece la pena